Qué ver en la Costa Brava

Sobre qué ver en la Costa Brava podríamos decir muchas cosas, pero sobre todo que ofrece todo lo que el turista puede demandar. Supone un marco incomparable en el que poder disfrutar sin límites de tus mejores vacaciones sin perderte nada y dispone de lugares históricos que permiten explorar los antepasados de este lugar tan hermoso. NOVASOL pone a tu alcance una amplia gama de viviendas vacacionales en la Costa Brava para que puedas descubrir cada uno de los maravillosos rincones sin preocuparte por nada.

Planes interesantes que ver en la Costa Brava de vacaciones

1. Recinto amurallado de la Vila Vella de Tossa de Mar:

Fue declarado en 1930 Monumento Histórico Artístico Nacional y actualmente supone el emblema del municipio. Goza de gran importancia puesto que es es el único ejemplo de población medieval fortificada que aún se conserva en el litoral catalán.

El recinto amurallado incluye cuatro torreones y tres torres cilíndricas rematadas por matacanes. Las torres más conocidas son la torre d’en Jonàs, que preside la bahía; la torre de les Hores, situada a la entrada del patio de armas, y que debe el nombre al hecho de que era el único lugar donde había un reloj público, y la torre d’es Codolar, también conocida como la torre del Homenaje, que preside la playa d’es Codolar.

En el punto más alto de la Vila Vella se emplazaba el castillo, que consistía en una torre de vigía y una estancia de planta rectangular. Actualmente no existe, ya que en su antigua ubicación se edificó el actual faro. Este es uno de los lugares más bonitos sobre qué ver en la Costa Brava

El interior de la Vila Vella es un espacio con encanto, formado por callejones estrechos con pavimento de guijarros y donde aún se pueden admirar muchos ventanales góticos, bellamente decorados. En el momento de máximo esplendor (s. XV), la Vila Vella integraba unas ochenta casas.

La mayoría de las viviendas aprovecharon la muralla como pared de fondo. A partir del siglo XVI la población empezó a expandirse extramuros. Y si vienes con tu mascota no olvides revisar todos los alojamientos que admiten perros en España, para así poder pasar unas buenas vacaciones con tu mejor amigo. 

2. Casa-museo de Salvador Dalí:

La actual Casa-Museo de Portlligat fue la única residencia estable de Salvador Dalí, el lugar donde vivió y trabajó habitualmente hasta que en 1982, con la muerte de Gala, fijó su residencia en el castillo de Púbol. Está localizado en un un paraje idílico, a la orilla de una preciosa cala.

Es necesario sacar las entradas con anticipación porque es muy normal que en la taquilla ya no puedas conseguirla. Todo el entorno es espectacular y no te lo puedes perder. Una maravillosa vista sobre qué ver en la Costa Brava. 

3. Castillo de Tossa de Mar:

Impresionante construcción dentro del recinto amurallado de la Villa Vella. Los primeros datos sobre el castillo de Tossa se refieren al año 1187 en la carta pobla de la población. En 1189 Alfonso el casto ordenó que cualquiera que pescara en el término del castillo de Tossa debería pagar tributo al monasterio de Ripoll.

Es de señalar que en 1420 los pescadores se niegan a pagar el tributo de pesca, denominado “castellatge del peix” al monasterio de Ripoll, si  este no prestaba a cambio los debidos servicios de vigilancia del castillo.

El castillo de Tossa fue muy importante por el papel decisivo de defensa frente a los piratas y invasiones. Por su situación podía defender la bahía. Disfruta de estas maravillosas localizaciones con amigos, y descubre todos los alojamientos para grupos que tenemos en NOVASOL para ti. 

4. Monasterio de Sant Pere de Ronda:

Se encuentra localizado en una de las cimas de la sierra de Rodes, una cadena en primera línea de mar al norte del Alt Empordà. Es uno de los numerosos testigos de la arquitectura románica catalana, pero quizás es uno de los más sofisticados arquitectónicamente. Una de las mejores cosas qué ver en la Costa Brava

Desde el siglo XI al XIV fue el principal centro espiritual del condado de Empúries y su esplendor se muestra en las grandes dimensiones del conjunto monacal. Este está formado por la iglesia, el campanario, el claustro, las sacristías, las dependencias convencionales para vivir y el palacio del Abad.

Desde el monasterio se puede disfrutar de una de las mejores vistas del Cap de Creus. Poco antes de llegar se encuentran los restos del pueblo medieval de Santa Creu de Rodes, entre los que destaca la iglesia de Santa Helena de Rodes.

5. Iglesia Parroquial de Sant Romá:

La iglesia fue construida en el estilo gótico catalán, entre los años 1509 y 1522, estaba dotada de elementos de fortificación (puerta levadiza, por ejemplo) y, originariamente, era de una nave única. Después, durante el resto del siglo XVI ya lo largo del siglo XVII, se debieron construir otras dependencias y sobre todo capillas laterales, según se puede deducir de las informaciones que hay sobre diversos altares y retablos. Por ello te recomendamos este lugar y así comprobar qué ver en la Costa Brava

Descubre ya todas las casas y apartamentos de vacaciones en España que desde NOVASOL ponemos a tu disposición.