Gastronomía en la Costa Brava

La gastronomía en la Costa Brava es, sin lugar a dudas, uno de sus puntos más fuertes y uno de los motivos principales de recepción de turistas y visitantes. ¿Qué comer en la Costa Brava? Es la cuna de algunos de los mejores cocineros de la península, cocineros que son poseedores de las prestigiosas estrellas Michelín y que regentan famosos restaurantes.

La enología juega un papel muy importante en la Costa Brava y cuenta con numerosas bodegas en las que no sólo es posible una degustación de vinos o una ruta guiada por el complejo, sino que ofrecen otros servicios tales como experiencias gastronómicas.

Escoge ya tu alquiler vacacional en la Costa Brava y prepara tu paladar.

Qué comer en la Costa Brava

Sin duda, lo más importante a la hora de elaborar un plato es la calidad de los productos, y aquí, en la Costa Brava es fácil encontrar productos de muy buena calidad. La esencia del lugar, caracterizada por su localizadción entre el Mar Mediterráneo y los campos que lo rodean, dan lugar a la famosa esencia de la gastronomía en la Costa Brava.

Acércate hasta uno de los principales atractivos turísticos de la región y mira los mejores planes con niños en Lloret de Mar. Si viajas con familia a otros destinos cercanos, puedes ver qué hacer con niños en Tossa de Mar entre otros lugares.

La famosa gamba de Palamós mezclada con un revuelto de verduras de la huerta, propicia la creación de platos exquisítos. El arroz de Pals es utilizado para muchos de los platos típicos de la costa catalana. Un producto riquísimo que puede ser utilizado como postre si lo acompaños de miel para darle un toque dulce es el “recuit de drap”, un queso cuyo sabor no te dejeará indiferente.

La variada gastronomía en la Costa Brava

El  “Pa amb tomàquet”, o pan con tomate es el acompañante perfecto para las mejores butifarras. La “botifarra de perol” es típica de las comarcas de Gerona y del Maresme. La “botifarra dolça”, o botifarra dulce, es un embutido característico de L’Empordà y se puede comer tanto cruda como frita o seca.

Este embutido se produce en las masías de los payeses, casa de campo típica de Cataluña. La “botifarra blanca” y la “botifarra negre” es un riquísimo embutido hecho de carne picada de cerdo condimentada con sal, pimienta y algunas veces se pueden añadir otras especies.

El “bull negre” y el “bull blanc” es un tipo de embutido elaborado con carnes más selectas que la botifarra. La famosísima y apetitosa “llonganissa” (longaniza en castellano), es un embutido curado con forma gruesa y alargada, elaborado con carne de cerdo picada.

Otros tipos de embutidos de la gastronomía en la Costa Brava son: el fuet, el espetec, el “tastet” o “la secallona”. Las famosas Anchoas de L’Escala; son frescas, saladas y con un toque aromático de hierbas, muy sabrosas y que sirven como acompañamiento en muchos de los platos típicos de la Costa Brava.

Los platos más típicos de la Costa Brava

La “escalivada” es un plato típico de la gastronomía en la Costa Brava, que se elabora con verduras asadas. La palabra “escalivar ” significa asar al rescoldo y del sustantivo en catalán “caliu”, rescoldo. Su origen proviene de las comunidades rurales.

Este buenísimo plato se caracteriza por ser un plato de bajas calorías y tiene un alto contenido en fibra. Se puede comer sobre el pan con tomate y añadirle por encima unas anchoas de L’Escala, o bien, como primer plato o de acompañamiento de carnes.

La “esqueixada” es uno de los platos más destacados y más típicos de la gastronomía en la Costa Brava. Se elabora como una ensalada fría cuyos ingredientes más destacados son: el bacalao desmigado, pimiento verde y rojo, cebollas, aceitunas negras y tomate, que se puede rallar o cortar en trozos.

Recetas que hay que probar en la Costa Brava

El "mar i muntanya" es el plato estrella de la zona. Como su nombre indica se trata de una combinación de productos del mar (langosta, cigalas, gambas…) con productos de la montaña (pollo, conejo, butifarra…), todo ello guisado con una sabrosa salsa. Sin duda, una experiencia que no puedes dejar de perderte y más aún si lo disfrutas en alguna terracita bajo el sol de la Costa Brava.

Unos de los platos más característicos e imprescindibles de saborear en la Costa Brava. Este arroz se elabora con frutos del mar como la sepia, el calamar, los mejillones… y su ingrediente básico: la tinta del calamar o de la sepia, que es el elemento que le da el color negro característico a este arroz y que, a su vez, da nombre al plato.

Las “espardenyes” o “cogombres de mar” es un pescado muy apreciado en la Costa Brava. “Espardenyes” significa alpargatas, y reciben este nombre por su parecido con la suela de este calzado. Este manjar había sido alimento de los pescadores, pero hoy en día se trata de un producto muy cotizado en todas las cocinas mediterráneas y tiene un precio muy elevado en los restaurantes.

Las “garoines” son erizos de mar que actualmente se ha convertido en un exquisito manjar en la Costa Brava. Puede cocinarse con diversas salsas, aunque tomarlas al natural es la mejor manera de sacarle el máximo sabor.

Crea tus propios platos en tu alojamiento con NOVASOL

Por ejemplo, la Tarta Tatin. Tiene su origen en París, pero se consume bastante en la Costa Brava. Está elaborada a base de una masa quebrada, trozos de manzana y nata líquida. Un exquisito bocado que no puedes dejar de probar en tu próxima visita a la Costa Brava.

Escoge tu alquiler vacacional en Barcelona para seguir probando platos únicos entre las calles de la ciudad. También puedes hacer turismo familiar en la Costa de Barcelona y recorrer los pueblos más escondidos en busca de nuevos sabores.